¿Y si despiertas en el Pirineo con ganas de Costa Brava? ¡Coge la bici!

Hace pocos días os hablábamos del Pirineo más mediterráneo, del Pirineo que ofrece un catálogo infinito de experiencias extraordinarias para vivir este verano. Y si un día os levantáis en el Pirineo con ganas de mar? En una hora y media podéis pasar de respirar aire fresco de alta montaña a pasear por un camino de ronda o en un baño en las cristalinas aguas de la Costa Brava. Pero oye, y si os sumáis a la propuesta del ciclista José A. Hermida? ¡Podéis subir a la bicicleta! Tardaréis un poco más en hacer el trayecto, pero vais a disfrutarlo por completo y siempre llevaréis en vuestro interior un recorrido de ensueño.

Ciclisme al Pirineu de Girona.

Del Pirineo de Girona a la Costa Brava en bici

Cogeros el reto como un viaje a vuestro aire, no se trata de ninguna competición ni de ganar tiempo al crono. Hablamos de unos 200 kilómetros, la mayor parte en ligero descenso, que podéis programar a un ritmo adecuado a vuestras condiciones físicas y plantearlo con tantas jornadas como sea necesario.

La aventura empieza a los pies de las cimas de casi 3.000 metros que os darán el empuje para arrancar, para dejar atrás la Cerdanya y cruzar el Ripollès, mientras el paisaje va cambiando a medida que vamos avanzando. Si os apetece deteneros podéis aprovechar las más de 100 propuestas de turismo activo que ofrece esta comarca, con ideas de todo tipo y para todas las edades: desde ir en bicicleta de montaña, practicar senderismo, hacer escalada , jugar al golf, ir a caballo …

Ciclisme Costa Brava.

La bicicleta gravel, la más adecuada

El recorrido que os proponemos combina el asfalto de los puertos de montaña más emblemáticos del Pirineo de Girona con pistas forestales y el terreno compactado y muy seguro de las Vías Verdes de Girona. Por eso una bici gravel será la que mejor se adaptará, por su versatilidad. Os esperan puentes medievales, pueblos con el encanto de la alta montaña, ríos y valles que osharán disfrutar al máximo de la bicicleta. También algunos tramos de la Ruta Pirinexus y la Ruta del Ter, unos recorridos que os permitirán formar parte de un paisaje en movimiento y sentiros protagonistas de esta gran aventura de cicloturismo del Pirineo de Girona hasta la Costa Brava.

Ciclistes a La Selva, Costa Brava.

Cruzaréis La Garrotxa de punta a punta, y a medida que suméis kilómetros a vuestras piernas os iréis acercando al Mediterráneo, con previo paso por el Gironès, donde se sigue durante un buen rato el río Ter hasta entrar en el Baix Empordà. Y sí, ahí sí, ya oleréis el mar, y las reviradas carreteras de la Costa Brava os harán serpentear por encima de calas y playas que constantemente os tentarán para que bajéis a tocar las olas. Y finalmente, con la bici en la arena y los pies en el agua, podréis respirar a fondo y permitir que os escape esa sonrisa socarrona. ¡Y es que os habíes levantado en el Pirineo y ahora estáis en el mar!

¿Un capricho? ¡Y qué! Os lo habéis ganado.

Ciclistes a la platja de Sant Feliu de Guixols

Fotos: Jase Wilson, Brazo de Hierro, The Col-Collective, Volata, Arxiu d’imatges PTCBG