De Platja d’Aro a Sant Antoni de Calonge, un tramo de camino de ronda para enamorarse de la Costa Brava

De Platja d’Aro a Sant Antoni de Calonge, passant per cala cap roig de Calonge, un tram de camí de ronda per enamorar-se de la Costa Brava
Camí de Ronda de Platja d’Aro a Sant Antoni de Calonge, passant per Cala Cristus
Camí de Ronda de Platja d’Aro a Sant Antoni de Calonge

Playa de Aro siempre tiene un plan para ti, desde dar un paseo por su calle Major o el paseo marítimo, una buena comida frente al mar o lo que os proponemos hoy: hacer el camino de ronda que os hará descubrir la zona más salvaje de esta población del Baix Empordà. En otros artículos os hemos hablado de diferentes tramos de camino de ronda de la Costa Brava, y el que va de Punta rocosa en Torre Valentina (Sant Antoni de Calonge) no podía faltar. Es un itinerario muy singular, que pasa por diferentes túneles y cuenta con unas vistas panorámicas espectaculares.

Coged todo lo necesario y tened listo el bañador, ¡que aún tenemos agua bien rica para unas cuantas semanas! Saldremos desde Punta rocosa pasando por la punta d’en Ramis, la playa Rovira y una zona estrecha conocida como el Xuclador. Siguiendo el recorrido nos encontraremos en la pequeña playa de sa Cova, veremos las calas de Pitxot, el Vilaret o la del Pi, una cala preciosa que cruzaremos y nos hará pasar por otro túnel que nos dirige a nuestro objetivo. Cualquiera de estas calas os tentará para tumbaros un rato o hacer un chapuzón, y es que la belleza de cada una de ellas es única y personalizan el encanto que tiene la Costa Brava.

Este tramo destaca por sus rocas entre la vegetación y las denominadas Rodones de Dintre i de Fora, unos pequeños escollos que aparecen y desaparecen con la fuerza de las olas.

Dejando atrás Cala del Pi y siguiendo por el camino de ronda (¡observad bien cada detalle!) llegaremos a la playa del Ros, continuaremos por es Canyers, Belladona y Sant Jordi, que se ubica en medio de una punta de rocas que se extiende hasta un islote que toma el mismo nombre. Seguiremos la ruta hasta llegar a la playa de Cap Roig (¡no la confundamos con la de Calella de Palafrugell!), rodeada de un muro de cemento por el que podréis andar.

No bajéis el ritmo porque todavía nos quedará pasar por las playas de la Ermita, de ses Torretes, de Treumal (cala Gogó) y de Can Cristus. Es aquí donde la punta de Malpàs comunica con la cala conocida como las Roques Planes, un lugar que enseguida veréis que es distinto al resto, con el peculiar aspecto que le dan las rocas grises y redondeadas debido al efecto de la erosión. Esta cala es un rincón muy especial y fotografiable, donde vale la pena parar a relajarse un rato.

Roques Planes, una singular formació de pedres que trobarem al llarg de la passejada

Nos queda muy poco para llegar a nuestro destino, y antes de hacerlo cruzaremos el camino que se complementa con unas pequeñas rocas rojas y que finalmente nos lleva a Torre Valentina, en Sant Antoni de Calonge. ¡Ya nos contaréis qué os ha parecido!

Aunque ya se va acabando el verano es un buen momento para aprovechar el buen tiempo y los últimos días de vacaciones que algunos todavía tenéis. Ir a recorrer un camino como éste le permitirá hacer ejercicio, refrescaros, desconectar y enamoraros aún más de la Costa Brava.