Costa Brava y Pirineo de Girona, el destino cicloturista más completo y deseado del sur de Europa

La suma de un territorio único que respira ciclismo y una oferta especializada da como resultado el tan codiciado “Made for Cycling”

Ya lo habéis probado, y sabéis que desde una bicicleta la vida se ve de otro modo: todo coge una velocidad adecuada y pasáis a formar parte de un paisaje en movimiento. En la Costa Brava y el Pirineo de Girona os esperan muchos kilómetros de rutas y carreteras ideales para rodar con seguridad que os harán saborear cada tramo de territorio como si lo estuvierais creando de nuevo con cada pedaleada, ya sea en bicicleta de ruta, de montaña o gravel.

La amplia red de carreteras secundarias, pistas y senderos os conducirán por paisajes tan diversos como sorprendentes. Tanto, que en una misma salida podréis unir las mejores calas mediterráneas con pueblos medievales entre volcanes, y puertos de alta montaña del Pirineo.

La mítica ascensión pujada al puerto de Sant Grau

¿Aún queréis más argumentos? ¡Los tenemos! Unas temperaturas agradables todo el año, la variedad y belleza de los paisajes y la existencia de cimas y rutas clásicas que todos debemos recorrer al menos una vez en la vida -desde el célebre Hincapie Loop en el macizo de las Gavarres, Vallter 2.000, el techo ciclista catalán de 2.150 metros de altitud, Rocacorba y la Mare de Déu del Mont, o la carretera de la costa desde Lloret-Tossa de Mar hasta Sant Feliu de Guíxols. Son solo algunas de las delicias que hacen que la Costa Brava y el Pirineo de Girona sean un destino de ensueño para los amantes del cicloturismo.

Escuchar las olas des de la bici, un lujo a vuestro alcance en las rutas por la Costa Brava

El día en que el mundo entero nos descubrió

Ha pasado ya algún tiempo desde que Johnny Weltz, el ciclista ex profesional del Fagor y posteriormente director técnico del US Postal, eligiera la Costa Brava y el Pirineo de Girona como sede de sus entrenamientos en 1986. Weltz fue uno de los pioneros, pero el punto de inflexión llegó con el desembarco en Girona del equipo del célebre -para lo bueno y para lo malo- Lance Armstrong. Lo cierto es que desde entonces y a pasos agigantados, esta zona ha desarrollado un enorme potencial como destino deportivo, ofreciendo servicios y experiencias 100% ciclistas, con las que podemos planificar un viaje cicloturista personalizado y con servicios altamente especializados. Desde el alquiler de bicicletas de alta gama, incluidas las bicicletas eléctricas, alojamiento muy atento a las necesidades de los ciclistas, con garaje específico para bicicletas, lavandería para ropa técnica, fisioterapeutas o incluso nutrición personalizada. Lo cierto es que -palabra de viajeros- pocos lugares cuentan con este nivel de especialización.

En Girona las bicis han pasado a formar parte del paisaje habitual de la ciudad

En Girona y la Costa Brava van en bici desde la cuna

Es cierto que la firme apuesta de los equipos profesionales ha creado un efecto llamada jamás imaginable. Pero los cicloturistas autóctonos hace décadas que saben que en casa tienen todo lo que necesita un territorio para convertirse en el más deseado del continente. Larga y numerosa es la tradición de clubs ciclistas de pueblos y ciudades, que desde muy pequeños enseñan a sus pupilos las bondades del ciclismo y como se aprende a amar un deporte haciendo que forme parte de sus rutinas. Los clubs amateurs se cuentan a docenas y la tradición llega también hasta los más altos niveles de profesionalización, con la presencia de equipos como el femenino UCI Continental Massi Tactic Women Team y el forjador de futuras promesas, el Sub 23 Antiga Casa Bellsolà Girona Cycling Team.

Y como decíamos, el universo ciclista se ha desarrollado en todas sus facetas, hasta el punto en que el Pirineo de Girona y la Costa Brava cuentan con destacadas agencias receptivas, fabricantes de bicicletas, componentes y prendas ciclistas como Megamo, Tactic, Sismic o Chapter 3 de David Millar, servicios médicos y de fisioterapia especializados cómo Centre Cenit o espectaculares tiendas dedicas exclusivamente al mundo de las bicis como Bici Escapa, Biking Point y muy pronto Velodromo Barcelona.

El valor de contar con la profesionalidad de las empresas locales especializadas

Hay amantes del ciclismo, en todas sus modalidades, que prefieren contar con el apoyo de profesionales a la hora de descubrir territorios y probar experiencias únicas. Con el valor del conocimiento des de lo más local y con la especialización de sus servicios podéis contar con muchas empresas que os harán propuestas para todo tipo de niveles de exigencia y adaptadas a vuestro presupuesto. Incluso con el efervescente mundo de las e-Bikes, ya que también encontraréis rutas específicas para disfrutar con bicis eléctricas, con una gran variedad de propuestas en las que se incluyen todos los servicios para que no tengáis que preocuparos de nada más que disfrutar de vuestra descubierta del territorio.

Son expertos en ponerse en vuestra piel para diseñaros programas ciclistas a medida, gente que conoce cada palmo de terreno y se ocuparan de todo para que solo tengáis que preocuparos de pedalear y disfrutar de las rutas más emblemáticas y de ascensiones a los puertos más míticos del ciclismo.

Un amplio calendario de eventos y competiciones…

A partir de esta arraigada afición al ciclismo se ha desarrollado también un gran abanico de competiciones que reúnen cada año a miles de participantes, entre los cuales destacan campeones del mundo de distintas disciplinas y figuras de ámbito internacional. La gran variedad de pruebas da cabida a los ciclistas más experimentados y a los que se inician en sumar kilómetros a sus piernas. Las citas más destacadas del calendario serían el gran festival ciclista Sea Otter Europe Costa Brava-Girona -el evento de referencia del sur de Europa-, el Girona Cycling Festival, Terra de Remences, 100% Tondo, Gran Fondo Lloret-Costa Brava, 3 Nacions, Gran Fondo DlaX, la Cadí Challenge, Transpyr Backroads, etc.  

En el festival ciclista Sea Otter Europe se reúnen los mejores riders del mundo

…Con el paso de los mejores ciclistas del mundo

Y en el ámbito profesional estas carreteras ven pasar a auténticas leyendas del ciclismo en pruebas internacionales como la Volta a Catalunya o el paso de la Vuelta a España, incluso con una etapa del Tour de Francia por Girona en 2009. Unas carreteras y puertos de montaña  que tienen grabada en su memoria auténticas hazañas de los mejores ciclistas del mundo.

Y también los mejores riders del planeta en MTB se dan cita en las distintas pruebas puntuables para el circuito del campeonato del mundo que se disputan en Girona.

Una afición que se convierte en filosofía de vida

Esta creciente especialización cómo destino cicloturista puede que tenga explicación en el hecho de que los gerundenses convivan con muchos profesionales del ciclismo que han elegido la zona como el destino perfecto para su entrenamiento. ¿El resultado? Un ambiente auténtico y único para los apasionados de la bici, que se respira en carreteras, plazas y callejuelas donde además puede que coincidáis con algún que otro “pro”. Y es que son muchos los equipos profesionales de todo el mundo los que han elegido la Costa Brava y Pirineo de Girona como sede para sus training camps, desde desde Kasia Niewiadoma,  hasta Michael Woods o Dan Martin entre muchos otros.

El cicloturismo genera gran un ambiente de diversión y convivencia

Tampoco es casual que algunos de los míticos cafés ciclistas de Girona estén impulsados por ciclistas profesionales, como La Fábrica de Christian Meyer, el Federal Café de Rory Sutherland o el Hors Catégorie de Robert Gesink. Que ciclistas y café se hayan declarado amor eterno es algo fácil de entender. Un buen café, aparte del placer para los sentidos que te da en sí mismo, proporciona esa chispa que a veces necesitas para rodar a un ritmo alegre, o para enlazar unos cuantos puertos de montaña. Ahora imaginad tomar este delicioso café acompañado de una tarta casera recién hecha, rodeados de una comunidad y ambiente ciclista entre cosmopolita y localmente auténtico. Pues aquí lo tenéis, ¡bienvenidos a Girona! Una de las ciudades con la ratio más alta de cafés ciclistas por habitante.

Un auténtico paraíso de la MTB

Hasta los propios habitantes de la zona descubren nuevos caminos y distintos paisajes cada vez que se suben a su MTB. Raro es encontrar un garaje sin una de estas, con los neumáticos aún calientes de la última salida por zonas naturales de gran belleza, ya que la práctica de la bici de montaña está aquí muy extendida. Es el medio perfecto para descubrir pueblos de montaña llenos de encanto i experimentar una impagable sensación de libertad desde el Pirineo hasta la Costa Brava, entre campos de cultivo y aguas cristalinas. Y para muestra, este vídeo como aperitivo de la inmensidad de posibilidades que tenéis al alcance para disfrutar de la bicicleta de montaña en la Costa Brava y el Pirineo de Girona.

Os esperan una multitud de rutas por terreno de montaña… a dos pasos de las mejores calas

Un vertiginoso descenso por los Bike Parks

La Molina Bike Park es un referente de las modalidades de descenso y enduro en BTT. Aprovechando los remontes mecánicos de la estación, ofrece 13 pistas de descenso para riders de todos los niveles, un circuito de cross-country y un Wood-park. En total, 27 kilómetros de apasionantes recorridos adaptados y con todo tipo de elementos que se adentran en densos bosques y que discurren por unos parajes únicos.

También la Costa Brava es considerada uno de los paraísos del single track, con circuitos en les Gavarres y Guilleries, con un sinfín de pistas que permiten tranquilas iniciaciones a este deporte, sin las complicaciones técnicas de los recorridos más exigentes, como el Bike Park de Osor. Este presenta largos circuitos, técnicos y complicados, para un descenso de vértigo con detalles muy elaborados al estilo canadiense, con pasarelas y puentes de madera perfectamente integrados en el paisaje.

Y en plena Costa Brava tenéis la mejor propuesta de Enduro en el centro BTT Salines-Bassegoda,  que incluso acoge pruebas del circuito mundial de esta modalidad.

Y cómo no, tras tanta afición por el MTB y con un terreno tan propicio para llevarlo a cabo, tenían que llegar las mejores competiciones de este segmento. Y no hablamos solo de la multitud de carreras populares que se disputan en toda la geografía, sino de pruebas con reconocimiento internacional como la Tramun, la Copa Catalana Internacional de Banyoles y Girona o las prestigiosas y exigentes carreras por etapas como la Girona MTB Challenge, Transpyr Coast to Coast o Catalunya Bike Race.

Hay rutas para todos los públicos y niveles de exigencia

Además, la gran afición al ciclismo durante todo el año ha hecho proliferar las rutas por etapas autoguiadas, como Cerdanya 360, Trinxat BTT, BI6000, la Gran Volta a l’Empordà, Tracks dels Volcans, Pedals d’en Serrallonga, Pedals de les Gavarres, entre otras

Vías Verdes, el cicloturismo que mejor se adapta al ritmo de cada uno

La magia del cicloturismo se puede vivir en solitario o en compañía. No importa el destino, sino la emoción de irlo conquistando metro a metro, disfrutando de la ruta que os depara sorpresas que no podéis ni imaginar. Los trazados de las antiguas vías de tren que unían los pueblos del Pirineo y la Costa Brava y sus industrias son hoy una cuidada red de Vías Verdes. Tenéis hasta cinco recorridos adaptados, como la ruta del Carrilet (57 km), con suaves desniveles y distintos grados de exigencia. De este modo, podéis conocer diferentes zonas recorriendo más de 140 kilómetros y el paso por una treintena de pueblos sin tener que vigilar con la circulación de vehículos, y dedicaros única y exclusivamente a disfrutar de la vida des de la bici.

Las rutas cicloturistas conectan el Pirineo con la Costa Brava por vías poco transitadas

Una amplia propuesta de rutas cicloturistas del Pirineo a la Costa Brava, tanto de carretera como de montaña,  que se complementa con naturaleza, gastronomía, ocio y experiencias para compartir en familia o con amigos, mientras descubrís un rico patrimonio cultural y tradiciones ancestrales, des de las más altas montañas hasta las playas más recónditas.

Gravel, un estilo de vida con nombre de modalidad ciclista

De la afición a recorrer quilómetros y más quilómetros de carreteras secundarias y pistas de tierra compactada nació la práctica del Gravel, convertido hoy en todo un fenómeno social y deportivo. Es un producto que permite conectar contigo mismo des de la bici, un estilo de vida que reúne a cientos de aficionados que han encontrado en esta modalidad su preciso encaje con el ciclismo, y que también ha entrado con fuerza en las agencias receptivas y tours guiados, con todas las facilidades de alquiler de todo el material necesario, incluso bicis gravel de alta gama.

Practicando el gravel a los pies del Montgrí

Y si existe una ruta que por su itinerario refuerza este vínculo, así como los lazos entre territorios, es la Pirinexus: 353 kilómetros que unen las comarcas de Girona con el área francesa de habla catalana por vías verdes, caminos rurales y carreteras locales con baja densidad de tráfico. Y también tenéis la Ruta del Ter, una propuesta de 220 km que nace a más de 2.000 metros de altura en pleno Pirineo de Girona y sigue la senda del río Ter hasta su desembocadura en el Mediterráneo. Sentiréis como nunca el placer de ir en bici con toda seguridad por un itinerario bien señalizado y con una completa oferta de servicios complementarios y alojamientos, que os permitirán disfrutar del recorrido al ritmo más adecuado.

Y claro, tras todo ello, llegan las carreras para ponerlo en práctica y reforzar el sentimiento de comunidad, algo muy buscado por los graveleros. Las hay de un solo día y también rutas por etapas, como las series de The Traka Gravel, Sa Costa Brava, La Santa Vall, la propia Pirinexus 360 Gravel o la Girona Gravel Ride, estas últimas enmarcadas en el calendario de pruebas deportivas del festival Sea Otter Europe Costa Brava-Girona Bike Show.

¿Y si despertáis en el Pirineo con ganas de Costa Brava?

Puede pasar, claro que puede pasar. ¿Y si un día os levantáis en el Pirineo con ganas de mar? Pues podéis sumaros a la propuesta de José Antonio Hermida, y acompañarle en un recorrido de ensueño que combina tramos de gravel con carreteras secundarias, puertos de montaña y vías verdes. Hermida es uno de los mejores conocedores del territorio y embajador internacional del MTB en Girona, campeón del mundo en 2010 y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004.

Plantead el reto como un viaje a vuestro aire, no se trata de ninguna competición ni de ganar tiempo al crono. Hablamos de unos 200 kilómetros, la mayor parte en ligero descenso, que se pueden programar a un ritmo adecuado a vuestras condiciones físicas y plantearlo con tantas jornadas como sea necesario. Un viaje de montaña a mar, una aventura de las que dejan huella y que reforzarán vuestro ADN ciclista.

Fotos: The Col Colective, Klassmark, Volata, Daniel Hugues, Tristan Cardew, Batista-Sans, Archivo de imágenes PTCBG