Senderismo en el Pla de l’Estany, la ruta del Camino de las Iglesias de Camós

Posiblemente no os imagináis el sorprendente paisaje que podéis descubrir dando un paseo por Camós, en el Pla de l’Estany. Quizá por pequeñito, quizá por poco mediático, quizá por la proximidad del concurrido lagode Banyoles… sea como sea, los caminos de este municipio no figuran en muchas de las guías de senderismo que se han hecho de Girona, la Costa Brava o el Pirineo de Girona. Pero vale la pena. ¡Y mucho!

Pistas forestales i senderos sombríos

Para conocer este rinconcito privilegiado osproponemos recorrer el Camino de las Iglesias de Camós, por pistas forestales y senderos sombríos que os enseñaraán unos parajes sorprendentes y extraordinarias panorámicas de la comarca.

Se trata de una salida de dificultad media o baja, con desniveles moderados y que podéis hacer en familia o con los amigos. Son unos 3 kilómetros y medio muy bien señalizados que podéis recorrer en una horita y media. Vamos, ¡un paseo muy recomendable!

Ruta Banyoles a Santa Maria de Camós
El punto de inico, en Santa Maria de Camós

Saldremos desde la iglesia de Santa María de Camós, que en el pueblo algunos todavía la conocen por su nombre antiguo, Santa Teresa. Nada más llegar ya bajaréis vuestras revoluciones, contagiados del silencio de este paraje y puestos en contexto de un entorno natural que os atraerá sea cual sea la época del año. A partir de aquí id siguiendo las indicaciones que os llevarán, a medio recorrido, hasta la plaza de las Brujas. Obviamente no se trata de ninguna construcción ni de un área urbanizada en medio del bosque, sino un claro que se encuentra cerca de la casa de Farnés, una masía actualmente en ruinas, y que fue durante muchos años testigo del paso de los niños del pueblo que iba caminando hasta la escuela. El nombre lo debe a una antigua creencia que consideraba que estas plazas naturales eran lugares de baile de brujas, por lo que creían que la hierba no podía crecer.

Ruta a l'església de Sant Vicenç de Camós

Y siguiendo el camino por la pista, siempre rodeada de la autóctona vegetación, llegaremos a la iglesia de Sant Vicenç de Camós, la otra construcción religiosa del municipio y que ahora en primavera os espera con un decorado marcado por el rojo de las amapolas. Quedaros aquí un rato, leed en los paneles su singular historia y cuando lo deseéis ya podéis deshacer el camino para volver hacia el punto de inicio de la caminata.

Os lo decíamos al principio, y lo repetimos para terminar: ¡id, os sorprenderá!

Y como vais a quedaros con ganas de algo más, consultad las muchas rutas que tenéis a vuestro alcance en el Pla de l’Estany.

Fotos: Turisme Pla de l’Estany